Subsecretario Jobet informa que inundaciones en Camiña y Huara dañaron 236 viviendas

Publicado el:21 de mar del 2012

Información preliminar indica que 123 casas sufrieron daño total, 52 daño mayor y 61 daño menor en ambas comunas. Sus propietarios podrán optar a subsidios de reparación y reconstrucción.

Camiña, miércoles 21 de marzo de 2012. El subsecretario de Vivienda y Urbanismo, Juan Carlos Jobet, junto a la intendenta de Tarapacá, Luz Ebensperger, informó que de acuerdo al catastro preliminar realizado por el Minvu son 236 las viviendas que presentan algún tipo de daño por efectos del aluvión y las lluvias del invierno altiplánico las comunas de Camiña y Huara.

A la fecha, según el balance elaborado por profesionales del Minvu en la Región de Tarapacá, del total de viviendas catastradas, 123 casas sufrieron daño total, 52 daño mayor y 61 daño menor.

El subsecretario Jobet dijo que “las familias afectadas por el invierno altiplánico en las comunas de Camiña y Huara podrán acceder a subsidios habitacionales en dos líneas. Dispondremos de una línea especial de subsidios de reparación que les permitirá volver a ocupar sus hogares y otra, de subsidios de reconstrucción para aquellas familias que perdieron sus viviendas”.

Las familias afectadas podrán postular a subsidios de reparación, con montos que van entre los 800 mil y un millón 400 mil pesos. Estos recursos consideran el costo en flete, debido a la gran distancia de ambas comunas de la capital regional.

En el caso de los subsidios de reconstrucción, Jobet aseguró que “vamos a privilegiar la rapidez y la tranquilidad de las familias. Prepararemos propuestas de solución, para construir viviendas en emplazamientos seguros, sobre todo, en aquellos casos en que los hogares se ubicaban en quebradas o laderas”.

La autoridad sostuvo que “comprendemos la situación de las familias damnificadas, por eso, nuestro llamado es a la tranquilidad. Nuestro compromiso como ministerio y el mandato que nos entregó el Presidente Sebastián Piñera es acompañarlas en este proceso, otorgarles soluciones acorde a sus necesidades, y por sobre todo, trabajar con celeridad. No podemos permitir que las familias demoren siete años en tener sus viviendas, como ocurrió con el sismo de 2005 en la Provincia del Tamarugal”.

Volver