Vialidad Urbana

Vialidad Urbana

Este beneficio está destinado a mejorar la vialidad estructurante de las principales ciudades del país. El propósito fundamental es facilitar la conectividad del transporte público y privado (locomoción colectiva, automóviles, transporte de carga, peatones y ciclistas) de nuestras ciudades a través de la construcción de nuevas vías o el mejoramiento de las existentes.

¿En qué consiste?

Son obras que mejoran las vías urbanas abordando el espacio público completo, esto es, calzadas y aceras, rehaciendo o mejorando los pavimentos, ampliando capacidades, mejorando estándares con la implementación, por ejemplo, de vías segregadas para locomoción colectiva, paraderos, semáforos, señalización y demarcación, iluminación, ciclovías, solución para el escurrimiento de las aguas lluvia, facilidades para discapacitados, paisajismo, etc.

Para lograr este nivel de implementación, muchas veces es necesario efectuar expropiaciones para ampliar el espacio público, mover redes de servicios públicos, construir desniveles tales como pasos superiores o inferiores, puentes urbanos, muros de contención y otras obras de ingeniería.

¿A quién está dirigido?

A todos los habitantes de la ciudad donde se realizan las obras.  

¿Qué requisitos se deben cumplir para postular?

Los proyectos de Vialidad Urbana no tienen un proceso de postulación pública, dado que éstos deben cumplir una secuencia de estudios de preinversión antes poder postular al financiamiento público de las obras.

Surgen generalmente como resultado del Estudio de Diagnóstico de Redes Viales amplias dentro de una ciudad y, en la medida que demuestren rentabilidad social, podrán ser sometidos al Estudio de Prefactibilidad para definir la mejor alternativa técnica del proyecto y de Diseño, para confeccionar la ingeniería de esa mejor alternativa a un nivel muy detallado.

En resumen, se puede decir que el requisito a cumplir es demostrar indicadores favorables de rentabilidad en cada una de sus fases de preinversión antes señaladas, según las metodologías de evaluación económica-social aprobadas por el Ministerio de Planificación y Cooperación (Mideplan).

¿Dónde y cómo se postula?

Cada proyecto que cumpla con los requisitos de elegibilidad puede ser postulado para el financiamiento sectorial por la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo (Seremi Minvu) respectiva. De ser elegido, éste será incorporado a la cartera de proyectos que acompaña al anteproyecto Minvu de Ley de Presupuesto de la Nación que debe enviar este Ministerio al de Hacienda en septiembre de cada año.

¿Cómo se efectúa la selección?

Cada Seremi Minvu prioriza su cartera de proyectos de acuerdo a los intereses locales, teniendo como referencia los indicadores de rentabilidad económica – social exigidos para todo proyecto que postule al financiamiento público. Además de indicadores de rentabilidad favorables, todo proyecto de Vialidad Urbana debe contar con la aprobación de la Unidad de Coordinación de Vialidad Urbana (Ucvu), instancia interministerial que preside Mideplan debido a que, por ser una obra de vialidad estructurante, pasa a formar parte del Plan Gubernamental de Infraestructura de Transporte.

Dado el alto interés que despiertan estas obras, es normal que se explore la posibilidad firmar Convenios de Programación de Financiamiento compartido con el Gobierno Regional, sin descartar la concurrencia de aportes municipales u otros, tales como el Ministerio de Obras Públicas. Los Convenios de Programación no tienen por objetivo reducir la inversión sectorial, sino que ejecutar proyectos integrales o factibilizar una mayor cobertura de los mismos, atendiendo a las restricciones presupuestarias normales de las líneas de inversión.

La siguiente instancia es el programa nacional de inversión de Vialidad Urbana, que es una lista de proyectos seleccionados por el nivel central en base a las disponibilidades presupuestarias proyectadas para la línea de inversión del año siguiente, habida consideración de los arrastres presupuestarios de contratos vigentes, cartera de proyectos nuevos disponible en las regiones, equilibrios financieros entre regiones de acuerdo a su tamaño y capacidad de gasto, etc.

Costo:

Por la gran cantidad y especificidad de los componentes de cada obra en particular, así como la longitud del proyecto y su ubicación geográfica, no es posible efectuar una tipificación de costos, aún cuando lo más común es que un proyecto esté ubicado en el rango de costos que va entre los 2 mil y 20 mil millones de pesos.

Resultado:

Mejoramiento integral de los espacios públicos intervenidos, lo que redunda en un aporte efectivo al desarrollo urbano de las ciudades.

 

Volver