Viviendas de tres dormitorios y 50 metros inauguró Ministra en Puente Alto
Un anticipo de Navidad vivieron los nuevos propietarios del conjunto Los Limoneros.

Familias beneficiadas participaron activamente y modificaron el proyecto original, para que las casas respondieran a sus necesidades.

Viernes, 21 de diciembre de 2007

A tres días de la Navidad 19 familias inauguraron casa propia de 50 metros cuadrados, tres dormitorios, estar comedor, baño y cocina, ubicadas en un condominio de Puente Alto donde cada propietario tiene un terreno de más de 200 metros.

Las soluciones, que constituyen el conjunto “Los Limoneros”,  incluso superan el metraje mínimo que exige la nueva política habitacional , destacó la Ministra Patricia Poblete, quien acompañó a las familias.

Asimismo dijo que aunque la entrega de las viviendas podría ser considerada por las familias beneficiadas como un regalo de Navidad, no es tal. “Estas viviendas son el premio al esfuerzo y la constancia de ustedes, que hace 17 años emprendieron un camino  que ha sido largo, a veces muy adverso, pero que los llevó a la meta que se plantearon”, señaló la autoridad.

Los beneficiados provienen de comunas como La Florida, Peñalolén y Puente Alto, y desde 1990 han tenido varias oportunidades de postular pero las rechazaron por no ser lo que esperaban. Hoy se sienten satisfechos de haber pospuesto su decisión por una oportunidad más ventajosa. Es así como a través del Fondo Solidario de Vivienda, recibieron un subsidio de 280 UF, a los cuales se agregaron el ahorro propio y el aporte de la Municipalidad de Puente Alto y de la Fundación Crea Hogar, de 218 UF por familia.

“Aquí tenemos el resultado de una suma de esfuerzos y voluntades: viviendas hermosas, dignas, que responden a sus necesidades y a lo que ustedes aspiraban, bien localizadas, cerca del transporte y centros de salud”, manifestó la ministra Poblete.

“Y aunque estas viviendas corresponden a  subsidios anteriores a la nueva política –recalcó-, tienen los estándares a los cuales aspiramos y reflejan su espíritu. Son viviendas de mejor calidad, en barrios equipados y ciudades integradas. Además las familias participaron activamente  en el desarrollo de los proyectos. Esta es la manera en que queremos hacer las cosas: con la gente”.

“Experiencias como ésta –concluyó- se están repitiendo en todo Chile, porque ya hemos entregado más de 200 mil subsidios de la nueva política, para la construcción y compra de  viviendas, y también para mejorar y ampliar las más antiguas, que se levantaron cuando el país tenía menos recursos”.

 

Volver