Solución para todas las familias que perdieron vivienda por terremoto
Ministra conversa con vecinos de Tocopilla, junto a Ministra en Campaña y autoridades locales.

Catastro Minvu arrojó 43% viviendas inutilizables y 45,9% con daño. Habrá que construir unas 3.700, para propietarios y allegados, y reparar 3.200.

Lunes, 3 de diciembre de 2007.

El MINVU entregará solución a todas las familias cuyos hogares resultaron destruidos o dañados por el terremoto que afectó a la Región de Antofagasta. Así lo comprometió la ministra Patricia Poblete, luego de informar que el catastro oficial indicó que de 6.909 casas consignadas en la comuna de Tocopilla, el 43% quedó inutilizable y un 45,9% presentó algún tipo de daño.

“Si sumamos las familias que tienen sus hogares destruidos y las que vivían como allegadas, la demanda de construcción se estima en unas 3.700 unidades aproximadamente”, explicó la secretaria de Estado. Agregó que cerca del 82% de las familias damnificadas eran propietarias y un 18% vivía allegada.

Indicó que su cartera cumplió la instrucción de la Presidenta Bachelet de elaborar el catastro de daños en un plazo de 15 días e informó que junto con este registro se trabajó en un Plan de Reconstrucción para las comunas afectadas.

Para ponerlo en marcha, la ministra dispuso liberar a todas las familias afectadas de requisitos como el ahorro previo y la ficha de protección social, para que accedan a subsidios habitacionales.

Explicó que las familias que perdieron sus casas contarán con una gama de subsidios que podrán utilizar en los mismos sitios que habitaban o en nuevos terrenos. Las viviendas cumplirán exigentes estándares de calidad, serán antisísmicas, y tendrán dos dormitorios como mínimo, cocina, baño y estar comedor.

En los próximos 30 días, las empresas constructoras levantarán casas piloto para que los tocopillanos puedan conocer los distintos tipos de viviendas que podrán elegir.

En el caso de las casi 3.200 familias, cuyas casas sufrieron daño, el MINVU y el Gobierno Regional aportarán los recursos necesarios, para apoyar su  reparación, a través de subsidios.

“Es muy importante que la comunidad sepa que las viviendas dañadas han sido evaluadas por profesionales especialistas del Idiem de la Universidad de Chile, quienes han determinado cuándo hay daño estructural y no hay más alternativa que demoler; y cuándo se trata de daños que no comprometen la estructura y se pueden reparar”, indicó la autoridad.

Volver