El Programa tiene por objeto contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de barrios que presenten problemas de deterioro de los espacios públicos, de los bienes comunes en copropiedad, de los entornos urbanos y problemas de segregación y/o vulnerabilidad, a través de un proceso participativo, integral y sustentable de regeneración urbana.

1.2 MARCO NORMATIVO
El Programa se regula por el Decreto Supremo Nº 14, (V. y U.), de 2007, que reglamenta el  PROGRAMA DE RECUPERACIÓN DE BARRIOS y por la Resolución Exenta N° 4119, (V. y U.), de 2008, que aprueba el MANUAL DE PROCEDIMIENTO del PROGRAMA RECUPERACIÓN DE BARRIOS.

1.3 PRINCIPIOS
La recuperación de barrios incluye como principios: una visión interescalar, integral y multidimensional, participativa, sostenible y sustentable, que involucre ámbitos de la vida barrial que trascienden la intervención física del espacio público y las acciones con la comunidad, se desarrollan durante toda la implementación del Programa adaptándose a la realidad de cada barrio.

INTEGRALIDAD.
La  recuperación de barrios requiere una visión integral de los problemas que afectan a las comunidades y sus territorios, donde lo físico y lo social constituyen una misma realidad urbana.

El Programa debe considerar una amplia variedad de estrategias de intervención orientadas a diferentes componentes (físicos, sociales, espaciales, medioambientales y culturales, entre otros). Asimismo, la articulación coherente y sinérgica de los proyectos e inversiones públicas junto a la coordinación intersectorial y/o multisectorial son condiciones esenciales para garantizar una gestión exitosa y sostenible.

INTERESCALARIDAD.
Las ciudades son sistemas complejos, conformados por unidades de diferente tamaño y jerarquía y entre las cuales se reconocen vínculos económicos, sociales, políticos, ambientales, culturales e identitarios. En este sentido, la intervención en barrios no sólo debe ser sensible a las características del territorio y de sus diferentes escalas, sino que debe generar estrategias capaces de articular los cambios a nivel local con el desarrollo de las ciudades, así como de sus zonas y tejidos intermedios. La elaboración de planes y estrategias adecuadas, así como la propia selección de territorios que presentan características relevantes para la intervención ha de estar guiada por criterios y consideraciones interescalares. 


PARTICIPACIÓN.
El desarrollo de barrios y ciudades no se puede concebir sin la participación de la ciudadanía. La regeneración urbana no es efectiva ni sostenible mientras no existan las capacidades, recursos y mecanismos institucionales para que la ciudadanía pueda involucrarse activamente e informadamente en la gestión local y territorial.

A lo largo de todo el proceso de ejecución del Programa se estimula un proceso participativo deliberativo que fortalezca las capacidades de los vecinos y sus comunidades, incidiendo en la regeneración urbana a través del desarrollo local y el fomento de una mejor calidad de vida.

SOSTENIBILIDAD Y SUSTENTABILIDAD.
La sostenibilidad está dada por el compromiso que se genera a lo largo del proceso de mejoramiento en los barrios por parte de las organizaciones vecinales y de cada habitante de Barrio. Compromisos que tienen como objetivo aumentar el uso, apropiación, cuidado y mantención de las inversiones sectoriales. Esta sostenibilidad social es parte de aquellos procesos de sustentabilidad urbana, que se cumplen  al momento de integrar y cruzar las dimensiones social, ambiental y económica

1.4 EJES TRANSVERSALES
El Programa de Recuperación de Barrios involucra ámbitos de la vida barrial que trascienden la intervención física del espacio público y las acciones con la comunidad, constituyendo el enlace entre ambas dimensiones, que hace de esta intervención una acción integral, que busca la sostenibilidad y sustentabilidad de las acciones comunitarias y de la inversión realizada por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a través de ejes transversales, que se desarrollan durante toda la implementación, permitiendo la materialización de los objetivos del Programa adaptándose a la realidad de cada barrio. 

Los ejes transversales son dimensiones en las cuales se centra la regeneración urbana de la escala barrial y que permite detonar procesos de sostenibilidad y sustentabilidad urbana.  Las dimensiones son Identidad/Patrimonio, Medio Ambiente y Seguridad; Estás se trabajaban integradas entre sí, conectando las intervenciones físicas y sociales en cada una de las fases y productos del Programa de Recuperación de Barrios.
 
IDENTIDAD Y PATRIMONIO.
Se refiere a aquella dimensión que establece elementos que desde la perspectiva simbólica social y física (patrimonio tangible e intangible) caracterizan al barrio como una unidad territorial única. Los componentes de este eje transversal se construyen a partir de elementos específicos que refuerzan la memoria colectiva y el sentido de pertenencia al barrio, recogiendo los modos de habitar tradicionales y valorizando las condiciones territoriales de cada barrio.
MEDIO AMBIENTE.
Se refiere a la dimensión socioambiental que hace del barrio una unidad territorial única, desde un punto de vista geográfico, los recursos naturales, sociales, además de los modos de habitar integran los recursos existentes y generan condicionantes ambientales positivas en la regeneración urbana. Se integran simultáneamente los medios natural, construido y social, de tal forma de fomentar la regeneración urbana de manera sostenible. Los componentes de este eje transversal son el paisaje, los ecosistemas verdes (azules), la movilidad no motorizada, la gestión de residuos y el uso eficiente de los recursos naturales. 

SEGURIDAD.
Se refiere a aquella dimensión que reconoce en la Seguridad Humana un aporte en la regeneración urbana, entregado por Naciones Unidas, de las cuales recoge cuatro categorías, las que son los componentes de este eje: Comunitaria, Alimentaria, Ambiental y Personal. Este eje promueve procesos y relaciones seguras entre los habitantes más la prevención y reducción de exposición al riesgo de un barrio. Sumado a esto se incentiva el uso inclusivo de los espacios públicos.

1.5 DEFINICIÓN OPERATIVA DE BARRIO
Un barrio corresponde a un territorio con límites reconocibles por sus habitantes y los externos, conformado por una o varias unidades vecinales, poblaciones o conjuntos habitacionales, que comparten factores de identidad o pertenencia dados por su localización o configuración espacial, geográfica y ambiental, por el tipo de vivienda, por una historia común o, por compartir equipamientos, espacios públicos, servicio, transporte y/o comercio.

1.6 ZONAS PRIORITARIAS
Con el propósito de mejorar el proceso de selección y priorización de barrios a ser intervenidos por el Programa, la Secretaria Ejecutiva en conjunto con la Comisión de Estudios Habitacionales y Urbanos (CEHU), han desarrollado una metodología de focalización territorial que busca identificar áreas de interés para la gestión pública de escala intermedia entre la ciudad y el barrio, de manera de incrementar el impacto y la sinergia entre actores que intervienen sobre el territorio (intra y multisectorialmente) favoreciendo así la construcción de ciudades más equitativas e inclusivas.

El Programa plantea que la recuperación del barrio no es posible abordarse considerando solo el interior de sus límites, ya que en muchos casos sus principales problemáticas se encuentran en su contexto urbano de emplazamiento, lo que da cuenta de la necesidad de resolver la complejidad integral del territorio para generar una real regeneración barrial, implicando el reconocimiento de que los barrios no son polígonos que se configuran con una delimitación física administrativa, sino que sus fronteras naturalmente se extienden hacia distintos ámbitos de mayor escala territorial.
Los criterios para la selección de comunas con Zonas Prioritarias habilitadas para el Concurso de Barrios 2014 son los siguientes:

1. Comunas urbanas de más de 40.000 habitantes que presenten condiciones de vulnerabilidad social y urbana significativas de acuerdo a metodología de focalización territorial del MINVU.

Adicionalmente, con la finalidad de ampliar la representatividad territorial se incluyen los siguientes criterios:

2. En regiones no metropolitanas, las 6 comunas urbanas con mayor cantidad de población, siempre y cuando tengan más de 20.000 habitantes y presenten condiciones de vulnerabilidad social y urbana.

3. En regiones metropolitanas, representatividad territorial de las provincias a través de comunas urbanas siempre y cuando tengan más de 20.000 habitacional y  presentan condiciones de vulnerabilidad social y urbana.

2. PLAN MAESTRO DE RECUPERACIÓN DE BARRIOS
La intervención en el barrio, se fundamenta en una visión integral y participativa, para desencadenar procesos de regeneración urbana que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes, a través de un Plan Maestro de Recuperación del Barrio.

2.1 FASES, ACTIVIDADES Y PRODUCTOS
El Programa posee un modelo metodológico que se centra en la implementación de 3 fases consecutivas desarrolladas como un proceso de intervención que permite realizar actividades y productos asociados a cada una de ellas. 

FASE I: ELABORACIÓN DEL CONTRATO DE BARRIO.
Durante esta fase, el principal desafío es la instalación del Programa en el Barrio. Se inserta desde el reconocimiento de las problemáticas y oportunidades que tensionan el desarrollo del barrio, asumidos como hallazgos de la intervención y conociendo a los actores, sus dinámicas, códigos y simbolismos, todo aquello que hace particular un territorio.

Los productos y actividades asociados a esta fase son:

 Diagnóstico Compartido (incluye Estudio Técnico de Base, Encuesta de Caracterización, Percepción y Satisfacción, Talleres de Autodiagnóstico y Recorridos Barriales)
 Hito Inaugural
 Conformación y funcionamiento del Consejo Vecinal de Desarrollo
 Perfiles de Proyectos de obras y sociales
 Obra de Confianza iniciada
 Elaboración del Plan Maestro de Recuperación de Barrios
 Deliberación, priorización, elaboración y firma del Contrato de Barrio
 Informe final de la Fase I: Plan de ejecución del Contrato de Barrio.

FASE II: DE EJECUCIÓN DEL CONTRATO DE BARRIO.
Esta fase se caracteriza por la ejecución del Contrato de Barrio, que se realiza a través de la co-gestión del Municipio, el MINVU y los vecinos. Durante este Fase, el Consejo Vecinal de Desarrollo, en adelante CVD,  actuará como Contraparte vecinal del Programa en representación del barrio, y que con el apoyo del equipo de barrio contratado para el efecto podrá  promover y/o postular proyectos multisectoriales, a fondos regionales o privados, que complementen el Contrato de Barrio como parte de la gestión multisectorial.

Los productos y actividades asociados a esta fase son:

 Ejecución de obras
 Plan de Gestión de Obras, Plan de Gestión Social, Estrategia Comunicacional y Gestión Multisectorial
 Plan de Trabajo Consejo Vecinal de Desarrollo
 Inicio de la Agenda Futura
 Informe final

FASE III: DE CIERRE DEL PROGRAMA EN EL BARRIO.
La Fase III corresponde al cierre del Programa en el barrio y tiene un doble objetivo, por una parte, sistematizar el avance logrado en materia de recuperación y de cumplimiento del Contrato de Barrio, y por otra, proporcionar los insumos que permitirán continuar con la recuperación del barrio mediante su Agenda Futura con la Gestión Multisectorial asociada.

Los productos y actividades asociados a esta fase son:

 Ejes Transversales
 Agenda Futura
 Manuales asociados a las obras
 Hito de cierre del Programa
 Registro Audiovisual de la intervención del Programa
 Informe final: Sistematización del proceso

 

2.2 PLAN MAESTRO Y SUS PLANES ESTRATÉGICOS
El Plan Maestro de Recuperación de Barrios, corresponde a la planificación estratégica de mediano y largo plazo orientada a la regeneración urbana a escala barrial, centrado en los ejes transversales iniciando procesos de sostenibilidad y sustentabilidad.

Está compuesto por una Plan de Gestión de Obras, en adelante PGO, un Plan de Gestión Social, en adelante PGS, y una Gestión Multisectorial, respaldados por una Estrategia Multisectorial que genere una comunicación efectiva de las acciones en el territorio. El Plan Maestro debe propiciar una propuesta técnica que liderada por el equipo de barrio debe ser consensuada con el Municipio y otros actores multisectoriales.

PLAN DE GESTIÓN DE OBRAS.
El Plan de Gestión de Obras debe detonar procesos de mejoramiento físico del Plan Maestro, integrando los ejes transversales en su diseño, implementación, uso y mantención, dando cuenta de los modos de habitar en los barrios.

El PGO junto con el PGS impulsa procesos participativos y de sostenibilidad social, ambiental y económica avanzando en la sustentabilidad futura de los barrios.

El PGO está constituido por estrategias de movilidad, de equipamientos y espacios públicos del barrio, y servicios básicos que  apuntan a la materialización de la imagen objetivo definido en el Plan Maestro. Estas estrategias  se construirán con el fin de activar circuitos al interior del barrio y  su entorno, vinculando proyectos claves en lugares estratégicos dando respuesta a las necesidades definidas por el diagnóstico y  potenciando  los modos de habitar del barrio. 

Esos proyectos están  asociados a una programación física y financiera del contrato de barrio y la agenda futura.

El PGO se compone de 3 estrategias de regeneración urbana. Cada estrategia será implementada con 1 o más  proyectos detonantes definidos en las 4 categorías de obras.

Estrategias Urbanas:
 Movilidad
 Equipamiento de recreación ,deporte, educacionales y/o culturales y espacios públicos
 Servicios básicos que proveen el soporte esencial de las actividades urbanas

Las categorías de proyectos en que el PGO puede operar son: áreas verdes, equipamientos, infraestructura o redes, obras complementarias, adquisición de inmuebles, otras obras.

PLAN DE GESTIÓN SOCIAL.
La gestión social del Programa comienza en la fase I al momento de la inserción e instalación del equipo de barrio en el territorio, tomando acuerdos y decisiones en conjunto con los actores sociales e institucionales locales.  Dicha aproximación planificada a la realidad de los barrios, se realiza a partir una serie de técnicas que permiten ir diagnosticando los modos de habitar de los vecinos y promover procesos de participación deliberativos para arribar a consensos necesarios en torno al Plan Maestro.

Secuencialmente la gestión social en la fase II, debe proponer un Plan de Gestión Social que articula estrategias y/o proyectos de intervención social a ejecutar en el marco del Programa, y que en su relación con el PGO y Estrategia Comunicacional tiendan al fortalecimiento de los lazos de la acción colectiva sostenible para el proceso de recuperación barrial.

En este sentido, el objetivo de un PGS es aquel que busca mejorar la inclusión e integración de los vecinos en el barrio y la comuna, a través de un conjunto de proyectos definidos para fortalecer la convivencia, la apropiacion y el tejido asociativos de los barrios.

Por tanto, un PGS estratégico debe ser capaz de comprender y responder a los modos de habitar, es decir identificar relaciones, identidades, usos, significados, prácticas cotidianas, lugares claves de recorridos y de permanencia, formales e informales en torno al espacio público comunitario y los equipamientos del barrio.

El desafío es que los proyectos fortalezcan la participación y la acción colectiva, en base a la interacción de los diversos actores del barrio que han de definir el sentido de trabajar colaborativamente en el proceso de recuperación barrial.

El PGS además intenciona la participación de los vecinos, a través de los Consejos Vecinales de Desarrollo, junto al Municipio y SEREMI, a través de la búsqueda de un trabajo cooperativo en la implementación del Programa, promoviendo la coproducción y corresponsabilidad en el diseño, elaboración y ejecución del Plan Maestro de Recuperación del Barrio.

Para ello, el Programa pretende impulsar una nueva relación entre el Estado y los vecinos, dando paso a la profundización de la democracia; del ejercicio ciudadano que hace control social vecinal e institucional; de re-significación de lo público y de inclusión de los actores locales en la deliberación de procesos de recuperación barrial, en cuanto a sus intervenciones e inversiones .

Volver